showcase demo picture

Pueblos con encanto

Lleida, una ciudad para descubrir

En alguna ocasión ya hemos hablado de las ventajas que tiene el Pirineo leridano, fantástico para ir de excursión y a esquiar. Sus montañas son perfectas para hacer deporte, respirar aire puro y salir de la monotonía de la rutina. Pero aún así, esta región no sólo es montaña; la importancia y diversidad de la ciudad de Lleida lo demuestran.

Ciudad de Lleida

Lleida ciudad se encuentra en la comarca del Segrià, al sur de la provincia. Es una ciudad desconocida en muchos aspectos, seguramente debido a la popularidad de sus montañas en detrimento de la ciudad. Aún así, Lleida es una ciudad llena de cultura y misticismo, una ciudad que vale la pena visitar y descubrir, así como todos los secretos que esconde. Casa de multitud de culturas y civilizaciones diferentes, a la ciudad podemos encontrar restos desde la época romana hasta la actualidad y es que al ser una ciudad de paso hacia el viejo continente la ha convertido en hogar de muchos visitantes que han dejado su imprenta. Alguna de estas huellas se tienen que visitar casi de forma obligatoria, por la belleza e historia que esconden.

La Sede Vieja es uno de los emblemas de la ciudad, construcción de la que los leridanos se sienten muy orgullosos. Construida en la zona más elevada de un cerro, desde allí se puede contemplar toda la ciudad y la llanura de la comarca del Segrià, unas vistas como podéis imaginar, privilegiadas. Su construcción duró más de dos siglos, desde el 1203 hasta el 1431, fecha en la que se acabó el campanario. Las campanas más antiguas que componen este último datan del siglo XV.

Además de la historia más antigua, en Lleida podremos disfrutar de los acontecimientos más recientes. El modernismo también dejó su imprenta en la ciudad con construcciones de gran calidad; algunas de ellas han sido restauradas hace poco, el que otorga todavía más calidad a las obras. El Teatro Municipal del Matadero, la casa Melcior, la Casa Morera, las Casas de Balach o la Casa barón son sólo algunos de los ejemplos que podemos encontrar.

Pero si lo que te gusta es descubrir e investigar, la ruta de la Lérida Secreta es tu itinerario. Este te permite conocer los vestigios romanos y medievales de la antigua ciudad. Iglesias, restos de murallas, la prisión medieval… ¡construcciones ocultas que podrás descubrir!

¿Ya lo has decidido? ¡Lleida es tu próximo destino!

Arcos de la frontera

La Ruta de los pueblos blancos es un famoso recorrido del turismo rural. Entre Cádiz y Málaga, comprende varios pueblos en la comarca de la Sierra y la Serranía de Ronda. Arcos de la frontera es uno de los pueblos que se incluyen en la Ruta de los pueblos blancos, llamada así porque las fachadas de las casas se recubren de cal para mantener a raya el calor veraniego que azota las provincias andaluzas en los meses de junio, julio y agosto.

Desde el cerro sobre el que se asienta la villa, junto al río Guadalete, Arcos de la frontera destaca por su color y por su belleza. Este pueblo, como muchos otros de la zona, lleva habitado desde la época prehistórica, ya que se trata de un lugar estratégico clave. Tras el paso de los antiguos romanos, la villa cobró aún más importancia durante la época musulmana y la edad media.

Arcos de la frontera

Cuando nos pongamos en marcha dispuestos a conocer la Ruta de los pueblos blancos, encontraremos que es muy sencillo alojarse en este u otro de los pueblos, ya que hay un amplio abanico de alojamientos como hostales rurales y albergues rurales entre los que elegir.

En arcos de la frontera se pueden practicar varias actividades interesantes, como el vuelo libre en ala delta, el parapente o las actividades náuticas en el lago de Arcos.

Los patios frescos y los balcones andaluces se descubren a cada paso por sus cuestas y callejuelas, pues el paseo por esta villa es la mejor forma de sumergirse en la historia y cultura de la zona. La cuesta del Belén o la Calle Nueva esconden más secretos de lo que parece a simple vista. Tampoco escasean los monumentos que visitar, como el palacio del Conde del águila, considerado una joya de la arquitectura mudéjar.

Las Hurdes, un lugar fuera del tiempo

Al norte de Cáceres existe una comarca llena de misterio que, aún en plena globalización, siguen circulando historias y leyendas. Las Hurdes es una comarca indómita, bellísima, pero secularmente aislada, lo que la ha dotado de unas características únicas. En sus pequeñas localidades parece haberse detenido el tiempo, las angostas y sombrías calles de piedra flanqueadas por casas centenarias conviven con historias de apariciones espectrales y las visitas de criaturas que no son ni hombres ni bestias. Hasta los lugareños parecen haber desarrollado una personalidad y un carácter propios, sin duda fruto de la falta de contacto con otras poblaciones.

Las Hurdes descansa bajo la protección de la Sierra de Gata y está bañada por cinco ríos que la hacen fértil, verde y propicia para los cultivos. Sus gentes conviven en especial conexión con la naturaleza y, desde antiguo, se le considera tierra de zahoríes y curanderos, aunque todos sus habitantes tienen desde la prehistoria, el don de ése lazo con lo natural.

Las Hurdes

A pesar de la globalización, Internet, los medios de comunicación y que hoy en día, Las Hurdes ya no es una comarca aislada en absoluto, sigue gozando de un alto apego por sus tradiciones, por lo que parece un tanto anclada en el pasado, una sensación que se transmite al visitante, que durante su estancia, suele perder la noción del tiempo. Con algo más de 40 localidades, son poco más de 7.000 personas las que viven en Las Hurdes, por lo que resulta un lugar ideal si queremos tranquilidad o vivir aventuras por nuestra cuenta explorando alguno de sus muchos enigmas.

En Las Hurdes se puede disfrutar de la naturaleza, un paisaje húmedo, verde e inigualable para los amantes de la caza, de la pesca o de los avistamientos de fauna, sobre todo de aves, ya que es zona de interés ornitológico; se puede disfrutar de una exquisita gastronomía tradicional de temporada: cocidos de pipos, calderetas, migas, embutidos, truchas frescas y un amplio surtido de postres típicos y tartas de frutos; se puede disfrutar del ambiente rural, la historia y la arquitectura típica de sus pueblos, acogedores y preciosos y se puede investigar en sus leyendas, como hicieron Miguel de Unamuno en 1913 en sus “Andanzas y Visiones Españolas”, el cineasta Luis Buñuel en su documental documental “Las Hurdes, tierra sin pan”, de 1933, que fue censurado en España y despertó polémica desde su primera exhibición o el amante del misterio Iker Jiménez, que situó en Las Hurdes su libro “El Paraíso Maldito”.

De cualquier forma, el visitante podrá escoger entre una buena variedad de alojamientos, desde hoteles, casas y apartamentos rurales a hoteles, hostales, hospederías y campings desde los que conocer mejor esta zona que, por su belleza, más que un “paraíso maldito” bien pudiera denominarse como un “paraíso casi desconocido”.

Los Humedales Internacionales de Badajoz

Las tierras de Badajoz están regadas por las aguas del río Guadiana, aguas que han establecido fronteras históricas y que han supuesto la diferencia entre la riqueza y la infertilidad a lo largo de los siglos. En el tramo medio del Guadiana se encuentra uno de los oasis más extensos y asombrosos de la península, el Embalse de Orellana, una extensa masa de agua dulce a cuyo alrededor se ha desarrollado un ecosistema único de gran belleza que ha propiciado la aparición de una emergente infraestructura, enfocada al turismo activo.

El Embalse de Orellana está reconocido en el Convenio Internacional de Ramsar como uno de los humedales más importantes de nuestro país, le acompaña, también en Extremadura la zona de las Lagunas de la Albuera. Son áreas excepcionales, protegidas por ley y que son reservas naturales, como el Coto de Doñana, Las Tablas de Daimiel o el Delta del Ebro. Toda la zona se ha revitalizado gracias al Embalse de Orellana, que ha propiciado el desarrollo de una emergente economía en el sector turístico. La belleza paisajística de la zona y la biodiversidad y su preservación han sido fundamentales en este desarrollo.

Los Humedales Internacionales de Badajoz

Los visitantes que escogen como objetivo el Embalse de Orellana lo hacen, entre otras posibilidades, por la opción de la práctica de deportes náuticos. Su playa, fue la primera playa española de interior, reconocida con una bandera azul y desde entonces, este reconocimiento se ha renovado cada año. El área playera del embalse se conoce con el nombre de “Costa Dulce de Extremadura”, está dotada de una gran cantidad de servicios, incluidas instalaciones deportivas de varios clubes náuticos, el más veterano de los cuales es el Guadiana Club Naútico, que cuenta con escuela de vela, buceo y windsurf y que ha organizado importantes campeonatos internacionales.

También alrededor del pantano ha surgido una interesante y variada oferta hotelera, encabezada por el magnífico Hotel “Castillo de Orellana”, un gran camping con varias distinciones por su calidad y diversos establecimientos dedicados al turismo rural, tanto casas aisladas como casonas en las proximidades de Orellana la Vieja, el precioso pueblo con encanto que da nombre al lago.

Nerja, el encanto de la costa malagueña

Nerja

Nerja

 

Nerja es un pueblo malagueño lleno de encanto, famoso por haber sido durante los años ochenta el escenario de la televisiva serie “Verano Azul”. Situado en plena Costa del Sol, a poco más de una hora de Málaga ciudad y con un paisaje espectacular, es un destino estupendo para disfrutar de unas vacaciones playeras bajo el sol.

 

Ubicado entre el monte y el mar, Nerja es un pueblo que tiene una amplia zona de costa, llena de rocas y acantilados que ofrecen bonitos paisajes. Pero también de playas que invitan a extender la toalla sobre sus arenas y a tomar el sol. Algunas de las playas más populares de la zona son La Torrecilla, Maro, el Playazo o las Alberquillas.
También mirando al mar, está el Balcón de Europa. Se trata de un mirador desde el que se puede contemplar el horizonte azul, la costa y las típicas casas andaluzas encaladas de blanco que se expanden por la montaña.

 

Sin embargo, uno de los principales atractivos de este pueblo es la famosa Cueva de Nerja. Fue descubierta en 1959 y no tardó en darse a conocer. Desde entonces, su nombre figura en casi cualquier guía del turista. Se trata de un espacio de gran belleza, con abundantes estalactitas y estalagmitas, y con antiquísimas pinturas rupestres.

 

La Cueva de Nerja ocupa más de 35.000 m2 de superficie y se divide en tres tramos: las Galerías Altas, las Galerías Nuevas y las Galerías Turísticas. Estas últimas están abiertas al público y pueden visitarse todos los días. No deberías perdértelas. Durante el mes de julio, además, hay un festival de Música y Danza que permite disfrutar de conciertos y otros espectáculos en este rincón tan especial.

 

Otros lugares interesantes que visitar en Nerja son la Ermita de las Angustias, de estilo barroco; la iglesia de el Salvador o el Acueducto del Águila.

Turismo y naturaleza en la Comarca de la Vera

La Comarca de la vera es una de las zonas más turísticas de Extremadura. Sus características únicas, protegida por la serranía de Gredos y bañada por el río Tiétar, hacen que la Vera disfrute de un microclima y una riqueza natural, ambiental y paisajística excepcionales.

La Vera es la comarca del color, de las águilas, de los sonidos del agua, de picos nevados y plantaciones de pimentón, de historia y de turismo de aventura. Es una zona realmente única y preciosa que podemos disfrutar de mil maneras: podemos conocer la Vera desde el punto de vista histórico -visitando algunas de sus localidades, pueblecitos con muchísimo encanto, como Jarandilla de La Vera, en la que se alojaba el emperador Carlos V antes de rematar la edificiación de Yuste– y aprovechar para disfrutar de la gastronomía de la zona, elaborada con productos frescos de cultivo propio, entre los que se encuentra el Pimentón de la Vera, considerado el mejor del mundo.

Comarca de la Vera

La naturaleza es uno de los grandes atractivos de la Comarca de la Vera: desde picos nevados a bosques subtropicales, gargantas y piscinas naturales, los deportes y actividades al aire libre se han convertido en un filón para el turismo activo en la zona y ha supuesto el desarrollo empresarial de agencias promotoras de viajes de aventura y un importante auge del turismo rural y el ecoturismo.

La Comarca de la Vera ofrece opciones turísticas para cualquier época del año y sus alojamientos –sin contar los habituales hoteles urbanos- son variados y adaptables a cualquier actividad. Desde casas de pueblo rehabilitadas a casonas típicas rurales, en la Comarca de la Vera podemos encontrar alojamientos en plena naturaleza que nos ofrecen planes y actividades para realizar en la zona. Podemos practicar deportes de montaña en la serranía de Gredos, dentro de su Parque Regional, alojándonos en un bungalow suite. No olvidemos que el la Vera abundan las gargantas y el barranquismo es uno de los deportes de moda, que también se puede realizar organizado por alguno de los muchos alojamientos rurales de la zona.

En verano, es una auténtica gozada disfrutar de las piletillas, chorros, cascadas y piscinas naturales en una casa de monte y encontraremos alojamientos más o menos aislados y con distintas categorías de comodidades y servicios si además queremos disfrutar de una estancia de relax, con masajes y spa incluidos.

Rubielos de Mora

La provincia aragonesa de Teruel esconde más de un tesoro cuando hablamos de turismo rural. Aunque Albarracín es conocida como una joya de Aragón, hay otras villas que no desmerecen y pueden hacer digna competencia. Es el caso de Rubielos de Mora, en la comarca de Gúdar-Javalambre.

A 45 minutos de la ciudad del Torico, esta villa histórica ofrece albergue al viajero en sus hostales rurales u albergues rurales.

Este pueblo se encuentra en un enclave privilegiado, rodeado por los ríos Mijares y Rubielos que forman espectaculares gargantas, además del paraje de las Muelas. Además, la zona está salpicada de masías tradicionales aragonesas.

 Rubielos de Mora

Lo más remarcable es el casco urbano, donde no podemos perdernos la experiencia de pasar la noche en uno de sus albergues rurales. Esta zona de la villa es un paseo agradable y muy bello, pues está en un buen estado de conservación y ha sido galardonado con el premio Europa Nostra. Llama la atención al viandante que los dinteles de las puertas de las casas más antiguas albergan un misterio. Muchas casas están decoradas con símbolos u objetos tallados en la piedra. Estas marcas datan del medievo y en algunos casos representaban el oficio de la persona que allí habitaba, pero en otros casos no se ha desvelado su significado, y algunos expertos opinan que pueden ser señales de antiguas sociedades secretas.

Antaño Rubielos de Mora era un bastión amurallado, aunque en la actualidad solo permanecen dos de las siete entradas que tuvo la fortaleza en la época medieval; el portal del Carmen y el de San Antonio. Entre los edificios civiles, destacan el ayuntamiento de estilo renacentista, las casas de los condes de Creixell y de Florida y la antigua lonja. También tiene su espacio la arquitectura sacra, con cinco ermitas: San Antonio, San Roque, Santa Ana, San Miguel y Santa Isabel.

Sos del Rey Católico

Como su nombre indica, esta ciudad fortaleza con siglos de historia, ubicada en la zona noroeste de Zaragoza, fue el lugar de nacimiento de Fernando de Aragón, el Rey Católico. No faltan las opciones sobre donde alojarnos durante nuestra visita, pudiendo elegir el Parador o bien alguno de los albergues rurales u hostales rurales del municipio, que está dividido en varios asentamientos; Barués, Campo Real, Mamillas y Sofuentes.

Llama la atención lo bien conservado que se encuentra su casco histórico. Por ello, por su historia y por lo mucho que tiene que ofrecer al visitante, esta villa fue declarada en 1968 Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural.

Sos del Rey Católico

Después de disfrutar de las rutas en plena naturaleza y la diversidad paisajística de la provincia de Zaragoza, en la que no escasean las actividades multiaventura ni las rutas de montaña, podemos disfrutar del descanso y de la gastronomía aragonesa en Sos del Rey Católico. En este pueblo hay mucho que ver y mucho que hacer. Por supuesto no faltan el castillo ni las murallas de la fortaleza, ofreciendo un encantador paseo bajo sus portales.

No podemos perdernos la lonja medieval, la Casa de la Villa, la Casa de las Soteras o el Santuario de Valentuñana, aunque la joya de esta ciudad medieval es el Palacio de los Sada, donde nació el Rey Católico que da nombre al municipio. Nos embarcaremos en un viaje al pasado de la mano del Centro de Interpretación dedicado al monarca. También los que disfrutan del arte sacro se sorprenderán al conocer que pueden visitarse aún muchas de las 13 ermitas que en el siglo XVII daban la bienvenida al peregrino en los alrededores del pueblo.

Sos del Rey Católico es un pueblo lleno de encanto, donde el visitante vivirá experiencias inolvidables acompañado de su historia, cultura, naturaleza y gastronomía.

Covarrubias

En pocos lugares podemos llegar a encontrar un entramado urbano medieval tan bien conservado como en la villa castellana de Covarrubias, en Burgos. Este municipio es un ejemplo hermoso y espléndido de arquitectura popular castellana que fue declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional en los años 60. La cuna de Castilla, pues así es conocido también el pueblo, forma parte del llamado Triángulo de Arlanza, por su cercanía a las villas de Lerma y Santo Domingo de Silos. En ella encontraremos sin duda un albergue rural o un hostal rural que nos abra sus puertas en los días que dure nuestra estancia.

 Covarrubias

La principal atracción de esta localidad es el Torreón de Fernán González, que resulta ser la única fortaleza castellana que se conserva de fechas anteriores al siglo XI. Respecto a las murallas, existe una anécdota local que explica que no se conserven en la actualidad, pues en el siglo XVI se mandó derribar gran parte para airear la villa y combatir la peste que asolaba la ciudad. De lo poco que queda hoy en día, destaca “La Emparedada”, una torre mozárabe del siglo X. Son pocos los vestigios de esta imponente muralla que un día rodeó y brindó protección a Covarrubias, pero vale la pena visitarla. Tampoco podemos perdernos la Casa de Doña Sancha, que destaca entre las demás casas de arquitectura tradicional. En este paseo por las calles de Covarrubias descubriremos las fachadas de adobe con el entramado de madera que las hacen especiales.

Mientras paseamos por sus calles en busca de un buen hostal rural o un restaurante donde disfrutar de un aperitivo, es muy posible que encontremos a nuestro paso la estatua de la princesa Cristina. Esta princesa de origen noruego contrajo matrimonio en 1258, pero se dice que murió de melancolía en Sevilla añorando su tierra natal. Podemos visitar su bella tumba en la colegiata de Covarrubias.

Sigüenza

Entre dos enclaves naturales incomparables descubrimos la villa medieval de Sigüenza, en Guadalajara. Bajo la atenta mirada de las águilas, visitaremos el Parque Natural del Barranco del Río Dulce. Los amantes de la naturaleza y las actividades del aire libre podrán conjugar su forma de ocio preferida con la visita a un pueblo milenario como es Sigüenza, donde es sencillo encontrar alojamiento en cualquiera de sus cuidados hostales rurales. Y los que prefieran un albergue rural lo encontrarán también sin problema, porque Sigüenza acoge cada año a cientos de turistas ávidos de naturaleza.

Pero esta villa de Guadalajara no solo ofrece vida al aire libre. Presidido por su imponente castillo, este pueblo rebosa encanto en cada una de sus calles. El castillo, situado en la parte más alta, fue en sus orígenes un castro romano reconvertido en castillo visigodo, que a su vez fue ampliado y transformado en una alcazaba árabe. En los años 70 fue reconstruido y desde entonces forma parte de la Red nacional de paradores.

siguenza

El viajero no puede dejar de visitar la catedral, aunque es posible que le cueste un poco reconocerla como tal, debido a su peculiar aspecto. Viendo su exterior, pasaría por una fortaleza medieval protegida por dos torres cuadradas de recio aspecto y su pórtico románico coronado con un rosetón imponente. Esta obra arquitectónica data del siglo XII y se conoce por el nombre de “Fortis Saguntina”.

Si hablamos de personajes ilustres, es imposible pasar por alto al Doncel. El Doncel de Sigüenza fue un joven noble que vivió en la villa y cuya casa puede visitarse. Pero si es famoso por algo es por su tumba. El Doncel saluda a la eternidad y al visitante recostado, leyendo atento un libro sin perder de vista su espada, según del ideal del hombre diestro en las armas y en las letras.

Pueblos con Encanto

Bienvenidos a Pueblosconencanto.es, sin duda la mejor web para preparar tus escapadas para visitar los mejores y ms bonitos pueblos de Espaa, podrs encontrar temas sobre:
  • Los Pueblos ms bonitos
  • Parajes insolitos
  • Pueblos en fiestas
  • Rutas especiales
  • Escapadas con nios
  • Alojamientos, gastronoma y ocio
  • y mucho ms...

Cadaques

Cuando llega el verano, Cadaques recoge todo su esplendor. Un pueblo pesquero en la costa catalana de Girona en la zona de l'Alt Ampurd se encuentra uno de los pueblos ms bonitos de Espaa, fachadas blancas, el ail de las contraventanas, su olor a mar, la brisa mediterranea... inigualable.

Recent Posts

Las ltimas inclusiones de pueblos, escapadas, rutas o simplemente articulos recientes relacionados con Pueblos con Encanto.